Creaciones/Inicio

Varios poemas, por el Gallo del Alba

LO QUE ME DICTAN MIS CANAS

 

Hace tiempo quemé mis vanidades,

de lo cual, aunque esté mal, presumo,

y ofertadas en ceniza y humo

dejélas sepultadas en el Hades.

 

Mi cerebro guarda vaguedades

de algunos dogmas que ya no asumo,

pues, aunque el Pontífice sea Sumo,

no me convencen tantas salvedades.

 

Y si en el juicio que espera a los impíos,

per saecula saeculorum predicado,

he de dar cuenta de mis líos,

 

no me arrepiento de nada de lo andado,

y aunque inconfeso, bañéme en tantos ríos

que, como del Ganges, no salí limpio mas sí purificado.

 

 

EL CONSEJERO PANCISTA

 

El otro día yo estaba

en la mesa de un convite

un tanto meditabundo

y otro tanto sorprendido

tratando de averiguar,

no sin gran desconcierto,

el uso que yo debía

hacer de tanto cubierto

a la vez que me fijaba

en una hermosa vajilla

que bien pintada lucía

y a mí que soy mal pintor

admirado me tenía,

cuando un “sabio” pancista

de los que en el poder abundan,

sin que yo le preguntara,

vino a ofrecerme consejo,

con voz grave y desgarbada

me dijo sin mucho tiento:

“creo que debes saber

que en esto del buen comer

si tú quieres disfrutar

tienes que saber pinchar

además de saber cortar,

y si te pones las botas,

sin pensar en los demás,

descalzo nunca andarás”.

 

Ante tal atrevimiento,

iracundo y cabreado,

cogí un palo llamativo

que desechado por gordo

alguien había abandonado

en un rincón de la estancia

donde fuimos convocados

y entrándoseme por la vista

se me vino hasta la mano

y corrimos y corrimos

los dos para el mismo lado,

él delante y yo detrás…

(que cada cual imagine

el posible resultado).

 

Estoy harto de consejos

de pancistas y pendejos

que quieren que yo me trague

esta cruda realidad

deprisa y sin masticar.

 

 

EL EFECTO HUMANO.

 

Y la Tierra tiembla,

y la Tierra llora,

y vomita fuego,

porque el ser humano

en la Vida es Juego

se portó fatal…


y es que en esta partida,

que es la vida,

vulneró sus reglas,

y como un mal tahúr

se vendió al azar…


él quiso ganar

yendo de farol,

se apostó el futuro

y le salió muy mal,

todos a perder 

lo que él perdió…


y mientras jugaba 

escupió en el suelo,

y escupió en el mar,

y prendió la mecha

que encendió la ira

y estalló un volcán…


todos a correr,

todos a llorar,

y el que menos corra

se queda para atrás,

porque nadie le espera,

ni le va a buscar,

aquí solo se salva

el que corra más…

 

El Gallo del Alba.

Un pensamiento en “Varios poemas, por el Gallo del Alba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s