¿Hablamos de sexo?/Inicio

¿QUÉ SOLO QUIERES SEXO? NANIA DE LA CHINA

Autora del Artículo: Rosa Eva Rabanillo

¿Para qué quieres el sexo?

¿En realidad que es lo qué quieres lograr haciéndolo conmigo o con ella o con él?

¿Qué buscas? ¿Un orgasmo? ¿Una sensación que en el mejor de los casos, cuando todos los mecanismos físicos hayan sido estimulados al unísono, cuando todo se mueva dentro del engranaje perfecto, te regale un escalofrío brutal que te recorra en cinco segundos de la cabeza a los pies, poniendo a volar cada una de tus células? ¿Eso buscas?

¿Y crees que eso se encuentra en el baño de una discoteca con alguien del que solo recuerdas una camiseta estupenda y un culito recogido a juego de unas piernas o unos abdominales made in gim?

¿En serio? ¿De verdad crees que las células de tu cuerpo son tan rematadamente entupidas como para ponerse todas a bailar por alguien al que ni siquiera han imaginado un solo minuto de nada que no sea sexo?

Haz el favor de no menospreciar a las partes que te componen, no vaya a ser que tus células opten por no volver a mover a un tío tan simple.IMG_5181

Si lo que buscas es solo eso, posiblemente el orgasmo de tu vida solo ocurra al otro lado de una pantalla de tele, móvil o PC. O en las carcajadas de esos amigos que como tú, sueñan en voz alta con algo que si no te paras a sentir, pierde todo su sentido.

El sexo sin esa revolución que te aporta el sentimiento y que te parte en dos para recomponerte completamente, son solo movimientos rítmicos a distintas velocidades, juegos pélvicos que juegan con tus neuronas, y me da igual cómo lo adornes o las cucharaditas que quieras echarle de machita independencia libertaria a este café. Tú, yo y el resto de los ojos que nos miran saben que nanai de la China, que este café de sexo sin el tic-tac del sentir está amargo de narices.

¡Ponte excusas, venga, póntelas!

Boicotea un poquito más tus sueños a golpe de excusas baratas, que desde el otro lado del papel nos vamos a reír un rato a carcajadas, porque cuando dices que solo quieres sexo, en realidad tú y yo sabemos que eso… ni de coña lo quieres con la que realmente te hace moverte entero. Y eso que de ella, ni siquiera has rozado su perfume.

Con la que te para el mundo ¿sexo sin desayuno? Con ella serías capaz de sentir el orgasmo de tu vida solo con un te quiero susurrado al oído. Entonces ¿en qué quedamos?

¿Nos dejamos de bobadas y hablamos en plata?

El te quiero de la que te cambia la vida por paz, te da tanto miedo escucharlo que te conformas con calentar respiraciones en el baño de una discoteca e imaginar que el eco te va a regalar su voz. La voz de la otra, la de aquella que ves cuando cierras los ojos y que si un día te paladea un te amo sientes que podrías llegar a morir en el acto.

¿Y sabes? Un día lo que pasa es que la vida llega y te da con la mano abierta, y te enteras que alguien cercano, alguien querido, alguien vivo, hoy no ha vuelto a pestañear.

El tiempo es tan volátil y nosotros nos creemos tan eternos…

Pensamos que siempre caminaremos las mismas calles y dejamos de hacer o de decir cosas porque siempre habrá un mañana, pero hay días que se comen los mañanas, que se los tragan sin masticar de un solo mordisco.

Y ahí se quedan los Te Quieros, correteando tus sentidos cada vez que la imaginas, quemándote en los labios, montando incendios que te dejan sin saliva, haciendo tanto ruido en tu cabeza que ni el silencio eterno de su voz lo pueden callar.

Si cada vez que pasea sus ojos sabes que te lee entero, si al hablar sientes que te deletrea los cinco besos que viven en tu labio inferior. Si se ríe y tú sientes que se dibujan renglones en tu espalda, esos mismos que te reescriben constantemente hacia la mejor versión de ti mismo…

¡No seas simple, chavalote!

No vivas con una versión tan simplificada de ti mismo.

No te juegues la vida que lo mismo la pierdes y di cada día lo que sientes ¡Siempre coño! ¡Siempre!

Sea lo que sea, porque lo que más te calles será siempre lo que más te resuene si la persona en la que piensas no vuelve a abrir los ojos y a iluminarlo todo ahí fuera.

No esperes a descubrir que esto que crees que solo le pasa a otros, va y también te puede pasar a ti.

Y si aceptas un consejo de esos que no has pedido pero que te mueres por escuchar.

Elige siempre un “yo no siento lo mismo” a sentir que un Te Quiero se te queda a vivir en el alma, devorándolo todo.

Un pensamiento en “¿QUÉ SOLO QUIERES SEXO? NANIA DE LA CHINA

  1. Pingback: Dos años de la Revista La Fragua | La Fragua de Laguna de Duero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s